jueves, 5 de enero de 2017

La aventura, justo una idea

La aventura, justo una idea

Edición a cargo de Pilar Rubio
La Línea del Horizonte, 2016
295 pp.

'La aventura, justo una idea' es un libro para la reflexión. Con él, los aficionados a los viajes tendrán la ocasión de moverse entre las bambalinas de este espectáculo emocionante que resulta viajar.



Edición a cargo de Pilar Rubio
La Línea del Horizonte, 2016
295 pp.





La aventura es…  La aventura es muchas cosas y todas ellas relacionadas con la inclinación a avanzar hacia lo desconocido, hacia los espacios donde reina la incertidumbre y por caminos en cuyo extremo se adivina una recompensa que justifica el riesgo.

La aventura es casi como la vida y ha formado parte del espíritu de los viajeros, de aquí que La Línea del Horizonte haya dedicado la atención a entrar más a fondo en el tema y a tratar de desvelar lo que se halla en las raíces de esa inclinación que ha empujado al hombre a atreverse más allá de lo conocido, más allá de la rutina o de lo convencional a lo largo de la historia.

Tantos son los espacios -intelectuales, geográficos, económicos…- por los que puede transcurrir la aventura y tantas las razones y los matices que están tras el motor que empuja a los hombres a emprenderla que no es fácil llegar a una conclusión que resulte de un solo punto de vista. De ahí que el libro que comentamos haya preferido presentarse como un compendio de escritos por parte de autores muy distintos que aportan tantas visiones como ángulos pueden encontrarse para abordar el tema.

Y de ahí también este sugerente ‘justo una idea’ que acompaña al título y que predispone al lector a ampliar sus horizontes para entender que el desafío que acompaña a la aventura tiene componentes diversas que modulan su naturaleza y la hacen distinta en cada caso. El aventurero, el profesional que saca un provecho económico de su empresa, no es lo mismo que quien se aventura con el ánimo de explorar lo desconocido o de descubrir sus propios límites. Lo que espera cada uno es distinto y lo que le empuja también.

Los filósofos se ocuparon de la aventura, lo mismo que los novelistas, antropólogos y sociólogos y que los viajeros que escribieron sobre sus propias experiencias. Por ello, el libro que nos ocupa ha reunido a unos cuantos de los autores más significativos interesados en el tema, eligiendo también una variedad de puntos de vista y de sensibilidades que ayudan al lector a contemplar un universo lo más amplio posible.

Los textos de Simmel y Vladimir Jankélévitch, entre los filósofos, comparten espacio con un escrito breve de Conrad, con las reflexiones de Carlos Muñoz, Fernando Savater o Rafael Argullol, por hablar de autores más próximos, y con las aportaciones de escritores más cercanos a la literatura de viajes actual como Javier Reverte, Patricia Almarcegui, Javier Cacho, Juan Pimentel….

La aventura, justo una idea es un mosaico de textos para la reflexión. Para entrar en el meollo de esa disposición que ha acompañado al género humano desde sus orígenes y que ha sido fundamental para alimentar el interés por viajar y por vivir, a través de la literatura, los complejos sentimientos de quienes cedieron al impulso de lanzarse a lo desconocido. Los aficionados a los viajes tienen en La aventura, justo una idea la ocasión de moverse entre las bambalinas de ese espectáculo que resulta viajar (o si se quiere vivir) para comprender un poco mejor aquello que lo mueve. Y tendrán la ocasión de ponerse en la piel de sus autores favoritos cuando, con un libro en las manos, viajen con ellos a través de sus relatos.