viernes, 29 de enero de 2016

Sicilia mía

Sicilia mía

Cesare Brandi
Elba, 2015
182 pp.

Quienes busquen desvelar el alma de Sicilia y quieran dejarse llevar de la mano de un maestro de la sutileza y la sensibilidad habrán encontrado en la lectura de Sicilia mía el libro que andan buscando.


Cesare Brandi
Elba, 2015
182 pp.





Mejor no resistirse resistirse y dejarse llevar por la prosa de Brandi: entrar en Sicilia en avalancha. Una avalancha poética llena de gozo y de sorpresa por la enorme belleza que atesora la isla y por su condición de tierra casi sobrenatural.

Brandi construye una elegía cuando habla de Sicilia y expresa su propio embelesamiento, esa irrupción de sensibilidad que abruma al historiador de arte que es él cuando llega a un lugar fabuloso donde todo es extraordinario. Sicilia, tal como él la ve, es pura fantasía, es el crisol que derrocha aromas que alcanzan a lo más profundo del alma y que reúne desde las obras más bellas a los matices más etéreos y sutiles. Sicilia convierte todo cuanto la rodea en un mito, le da a cualquier aspecto de la realidad un carácter extraordinario, lo envuelve todo de una atmósfera que altera la mirada de quien se acerca a ella. De ahí este relato efervescente que Brandi desgrana haciendo volar la imaginación y llevando al lector por las amplias avenidas de una cultura hecha de viejas culturas y de mezcla de estilos en los que se detiene lleno de admiración.

Los romanos, los árabes, los bizantinos y los normandos, el renacimiento, el barroco ... son las referencias que inevitablemente surgen cada vez que Brandi fija la mirada en cualquier rincón y las que alimentan su relato y su disgusto por el despropósito de la Sicilia moderna cuya fealdad -gracias a dios- no consigue ocultar la belleza inigualable dejada por tantos años de cultura y de culturas que se han ido sumando a lo largo de la historia.

Sicilia mía es un libro para enamorados. Para quienes se encuentran ya bajo el embrujo de esta isla de condición inabarcable y desean sumarse al viaje literario que propone Brandi, volando de un lugar a otro de la historia y proyectando sobre cada rincón la luz que lo hace brillar y lo convierte en una maravilla.

Sicilia mía no es una guía, aunque a lo largo de sus páginas el texto recorre la isla entera y aunque dedica a cada lugar su atención. Se trata más bien de un relato hecho de sentimientos y de sensaciones, de descripciones precisas de las que se derivan agudos matices y de la expresión de profundas emociones que nacen de la arquitectura genial que se encuentra en plazas, palacios y catedrales o a la vista de un paisaje, o de un mosaico, o de una escultura.

Quienes en lugar de ir en busca de un libro práctico y de informaciones precisas tengan su atención puesta en desvelar el alma de Sicilia y quieran dejarse llevar de la mano de un maestro de la sutileza y la sensibilidad, lleno además de conocimientos sobre el arte y la historia, habrán encontrado en la lectura de Sicilia mía el libro que andaban buscando.

Leer más…

viernes, 15 de enero de 2016

101 secretos de Alemania. Guía para principiantes sobre la cultura alemana

101 secretos de Alemania

Elisabet García Barber
Libros.com, 2015
190 pp.

'101 secretos de Alemania' ofrece la ocasión de conocer el país desde dentro, a partir de la experiencia de quien llegó de nuevas y, anécdota a anécdota, fue aprendiendo los pequeños misterios que definen a un lugar y a las gentes que viven en él.


Elisabet García Barber
Libros.com, 2015
190 pp.





Un entretenimiento con sabor inconfundiblemente femenino es lo que nos ofrece ese 101 secretos de Alemania. Un libro con el que la autora se ofrece a acompañarnos para que conozcamos el país desde dentro, desde la experiencia de quien llegó de nuevas y, anécdota a anécdota fue aprendiendo los pequeños misterios que definen a un lugar y a las gentes que viven en él. Los secretos que lo hacen diferente a los demás lugares.

Elisabet García, la autora, apuesta por lo doméstico y al hacerlo lleva razón. Nada de lo que nos cuenta sale en los periódicos. Para quien llega a Alemania, lo que sale en las noticias le trae sin cuidado a la hora de enfrentar el día a día. Y al visitante, le distrae de todas esas cosas del ámbito cotidiano de las que puede que no se entere a lo largo de su viaje de vacaciones.

La vida de los alemanes -y se podría decir que de los habitantes de cualquier país- se organiza en la familia, en la casa, de puertas adentro. Está hecha de detalles, de comportamientos y rutinas de las que no hace falta hablar porque componen la base del día a día. Porque se transmiten de padres a hijos y componen de tal manera lo que llamaríamos el mundo real, que parece que nadie se da cuenta de que existan.

Nadie excepto Elisabet García que como recién llegada y como persona curiosa presta atención a lo pequeño y lo destaca para ir desvelando los secretos que forman la trama sobre la que se teje la vida del país. De Alemania en el caso que nos ocupa.

101 secretos de Alemania se lee a toda velocidad. Es un libro corto y ligero. Un libro que a pequeños saltos, al ritmo de cada secreto, sobrevuela la vida de los alemanes  y nos ofrece las noticias más básicas sobre su cultura. La autora es la primera en avisar de que se trata de un libro para principiantes. Y desde luego lo es. No tiene más pretensiones que picotear de aquí y de allí rozando, superficialmente, los asuntos más variados. Asuntos la mayor parte de las veces puramente anecdóticos, sazonados por algún toque de humor, o por alguna ironía que pone en comparación a alemanes y a españoles.

La navidad, el reciclado de la ropa, los parques infantiles, la educación, las frases que no hay que decir, las tradiciones, lo que rodea al consumo en el supermercado... todo un variado y heterogéneo inventario de temas componen este libro-mosaico hecho para destacar todo cuanto nos separa de los alemanes y, sin embargo, pacífico en el tono y la intención.

Nadie que busque profundizar en esa cultura que estamos acostumbrados a ver escrita con una K debe caer en la tentación de la lectura de este libro. Pero cualquiera que pretenda salir durante un rato de los espacios que ocupa lo importante, para relajarse dejándose llevar por lo intrascendente, y sin embargo real como la vida misma, hallará en 101 secretos de Alemania un buen acompañante. A cada cual le corresponde elegir según sus preferencias.

Leer más…

martes, 5 de enero de 2016

Ecuatoria

Ecuatoria

Patrick Deville
Anagrama, 2015
336 pp.

Basado en hechos reales, Deville nos habla del pasado y del presente de esa África oscura donde los exploradores se perdieron en el pasado y donde hoy las guerras más terribles se han cebado con la población. Un libro excelente.


Patrick Deville
Anagrama, 2015
336 pp.





¿Es una novela?¿Un libro de historia?¿Un relato? Deville es un curioso historiador. Sostiene que conoce el año 1860 como si hubiera vivido en él. Y de este año parte con una serie de novelas donde el viaje tiene un papel fundamental porque sus temas abarcan el mundo entero y alcanzan las tierras más lejanas.

Basados en hechos reales, los relatos de Deville transcurren en el pasado tanto como en el presente. Un presente donde el autor aparece y habla en primera persona para contar sus experiencias. Ecuatoria, incluido en esta serie de relatos, es el libro al que nos referimos ahora y fija la atención en esa línea del ecuador africano que atraviesa el continente de lado a lado y transcurre por esas tierras oscuras donde los exploradores se perdieron navegando por ríos y tratando de encontrar caminos por donde seguir avanzando y donde hoy las guerras más terribles se han cebado con la población.

Jugando siempre con el pasado y el presente, empieza Deville poniendo en primer plano el entorno de ese año 1860 que de alguna manera es el punto de partida para extender el relato hasta nuestros días. Brazza el explorador francés o italiano, según se mire, que da nombre a Brazzaville, la capital de uno de los dos Congos, es el centro de la historia. Brazza es una excepción. En la época del primer colonialismo es un colonizador humano. Deville habla de él y de su enorme empeño y habla también de sus contemporáneos en esa epopeya que fue la exploración de africana.

Livingstone y Stanlely son el contrapunto de Brazza, como lo será la política de las potencias coloniales -Inglaterra, Francia, Bélgica, Alemania...- que acaban por definir el mapa del continente trazando fronteras y marcando las reglas del juego que acabará por imponerse en África.
Personajes, países, lugares en ese entorno del siglo XIX conforman la primera parte del libro donde predomina la historia y donde se ve crecer esa  atmósfera opaca y de crueldad extrema que Conrad, en esta misma época, dibuja en El corazón de las tinieblas.

Deville, de pronto, da un giro y el lector se pregunta si el autor no está jugando con él y poco de lo que ha estado contando es verdad. El libro bascula sobre el presente y es Deville quien viaja recorriendo de occidente a oriente esa línea del ecuador que da nombre al libro y de cuya agitada historia nos ha estado hablando hasta el momento. Ahora estamos en el presente y aparecen los nombres de los que hemos tenido noticias a través de los periódicos y que hemos olvidado o que confundimos. Lumumba, Mobutu, el Che -por citar a los más sonados-, los cubanos, las guerrillas y los mercenarios en el Congo, el desastre del genocidio de los tutsis a manos de los hutus en Ruanda, los campos de refugiados, la epopeya de los desplazados a través de la selva, el desarraigo, los soldados a la fuga ocultos entre sus víctimas... Una imagen nada complaciente se construye dentro de lo que es ya una normalidad en África.

La Ecuatoria que da título al libro fue el nombre auténtico de una región indefinida donde los británicos pusieron el pie al sur del Sudán cuando las fronteras estaban aún por concretar y África era en buena medida virgen todavía. De esa Ecuatoria queda hoy un mosaico de países que evolucionaron hacia la independencia y que han vivido, en medio de tensiones, lo que ha sido una historia compleja, llena de calamidades y sobresaltos. Deville nos cuenta esta historia de un modo nada convencional. Nos la cuenta mirando hacia atrás y también mirando al presente en el curso de un viaje hecho de numerosas etapas y de encuentros con los más diversos personajes. Un viaje cuyo objeto es justamente fundamentar el libro que nos ofrece. Merece mucho la pena la lectura de esta Ecuatoria convertida en palabras. Y puestos a ella, merece la pena también procurarse un buen mapa para seguir las peripecias de un relato que penetra en esas tinieblas africanas cuyos nombres y lugares sonarán a muchos pero que a la mayoría les será difícil situar.

Leer más…

jueves, 17 de diciembre de 2015

Geografías íntimas

Geografías íntimas

Ana M. Briongos
Laertes, 2015
168 pp.

Geografías Intimas es un recorrido, a base de pequeñas pinceladas, por numerosos lugares, con la mirada cálida de quien ha aprendido a ver lo que tiene de amistoso y de cercano el mundo.



Ana M. Briongos
Laertes, 2015
168 pp.





Pequeñas pinceladas componen este libro que más que de viajes es de lugares. Lugares muy diversos que aparecen en el libro como si fueran fotografías. Llevados al papel a base de relatos cortos pero certeros, porque lo que Ana Briongos pretende no es profundizar sino destacar una mirada, un destello que recoge el momento, que transmite un sabor, que refleja un sentimiento.

Treinta y cinco lugares o treinta y cinco momentos por los que transita el lector de un escenario a otro, acompañado por la voz cálida de la autora. La misma voz que se escucha en sus novelas cuando nos habla de Irán, de Afganistán o de la India, pero esta vez expresada en forma de breve comentario, formulada como un susurro. Y acompañada por las ilustraciones de Àlex Ferrer, leves, ellas también, de trazo muy ligero que recogen ese instante fugaz que queda en el recuerdo.

Berkeley, Calcuta, Casablanca, Bali, Fez, Karachi, Isfahán, Venecia… van atrayendo la atención del lector en su discurrir amable sobre la piel llena de cicatrices que envuelve el planeta. Ciudades que transforman esta piel en un universo lleno de matices, que lo hacen distinto de un sitio a otro y lo convierten en una fuente inagotable de sensaciones.

El contenido de Geografías íntimas es lo más parecido a lo que el título del libro indica. Es un recorrido pausado con los ojos de quien ha aprendido a ver lo que tiene de amistoso y de cercano el mundo: lo que tiene de doméstico. Y con la complicidad de quien propone al lector a que participe de esa experiencia grata y cálida al mismo tiempo, invita a una lectura breve y relajada, envuelta de los aromas más sugerentes.

Leer más…

lunes, 14 de diciembre de 2015

Historia de Inglaterra

Historia de Inglaterra

André Maurois
Ariel, 2015
620 pp.

¿A alguien le suena la batalla de Hastings? Bien, tanto si la respuesta es que si como si es que no, va a ser un disfrute leer esta "Historia de Inglaterra" que se ha convertido en un clásico.


André Maurois
Ariel, 2015
620 pp.






Seiscientas veinte páginas de historia pueden parecer muchas para quienes nos hemos acostumbrado a la brevedad que imponen la información en internet y el protagonismo que les hemos dado a los titulares. Pero quien empiece el libro verá enseguida que despierta el interés del lector desde la primera página y que solo arrancar le sugiere unas cuantas ideas que le llamarán la atención y le moverán a seguir leyendo.

Es muy probable que una buena parte del secreto del libro esté en el perfil del autor. Empecemos diciendo que André Maurois no es historiador. Lo suyo es la novela. Y digamos también que quizás es esto lo que lo hace tan atractivo y lo que explica que esta historia de Inglaterra figure entre los clásicos. La Historia de Maurois es tanto una historia como una interpretación de la historia. Es cierto que todas las historias son ambas cosas, pero en el caso que nos concierne el lado de la interpretación tiene más peso y seguramente por ello el libro tiene tanto interés.

El discurso de Maurois es casi el de un profesor ocupado tanto en desvelar la línea argumental del devenir de Inglaterra como su entorno para situarla en contexto, hacerla más inteligible y proyectarla en un espacio tan amplio que consigue ponerla en relación con los intereses que preocupan hoy. La Historia de Inglaterra de Maurois es también una introducción al presente.

¿Quién mejor que un francés para narrar de un modo distinto el curso de la historia inglesa? ¿Quién mejor que alguien del continente para percibir la extraordinaria importancia que tuvo para Inglaterra el ser una isla? Porque Inglaterra, cristiana, que conserva su conocimiento en latín como heredera también de Roma, es tan europea como Francia o Alemania y sin embargo emprende un desarrollo en lo político y en lo económico singular y que se adelanta a cualquier otro país de su entorno. En Inglaterra nace la democracia moderna, se inicia la industrialización y se construye un imperio que llegará al siglo XX con una vitalidad que no tendrá competencia.

La insularidad que convierte a los ingleses en ciudadanos de un mundo aparte y permite, tras la tormenta que los deja incomunicados de Francia, aquella frase célebre de 'El continente aislado' es la misma que los protege y les permite ensayar lo que ningún otro país ha podido todavía. Maurois, que busca las causas de que Inglaterra haya tenido un desarrollo tan distinto al de Francia, explica que "Inglaterra, resguardada de las invasiones extranjeras por su cinturón líquido (...), no tiene como preocupación básica la de proteger sus fronteras contra la invasión ni sus provincias contra la anarquía, sino la de defender la libertad, la prosperidad y la religión de sus súbditos contra los ataques de un gobierno arbitrario."

Y ahí empieza la andadura hacia ese experimento que es encontrar una forma de gobierno novedosa donde el pueblo tenga la primera palabra.  Los ingleses pueden sacudirse el peso del gobierno de un rey, que los protege menos de lo que los oprime, porque no exigen buena parte de esa protección y pueden permitirse un estado débil desde el que construir un sistema moderno basado en un parlamento que los representa.

La Inglaterra primitiva y celta, invadida por las tribus sajonas con orígenes nórdicos gira hacia Europa en un episodio fundamental para el país y para el continente. ¿Habían ustedes oído hablar de la batalla de Hastings? Bien, tanto si la respuesta es que si como si es que no, disfrutarán con esta Historia de Inglaterra con la que sin duda ampliarán su conocimiento del país y hallarán muchas pistas para descubrir las raíces del presente.

Leer más…

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Las Encantadas. Derivas por Galápagos

Las Encantadas. Derivas por Galápagos

Charles Darwin – Herman Melville
Círculo de Tiza, 2015
195 pp.

Una edición extremadamente cuidada combina ahora dos textos clásicos, uno de Darwin y otro de Melvile, y muestra al lector la fascinación que, tiempo atrás, despertaron las islas Galápagos.


Charles Darwin – Herman Melville
Círculo de Tiza, 2015
195 pp.






Para el mundo de la cultura, el descubrimiento de las Galápagos supuso el encuentro con un paraíso que no tenía parecido en el planeta. Fue, para la ciencia y la literatura, motivo de fascinación.

Las versiones de dos viajeros contemporáneos se reúnen ahora en un solo libro que recoge el Cuaderno de bitácora de Charles Darwin a las islas Galápagos junto al relato del aventurero Herman Melville sobre esas mismas islas a las que llamó Las Encantadas.

Darwin es un aprendiz de naturalista cuando inicia este viaje, pero muy poco de lo que vino después habría sucedido de no haber participado en él. Hubo que esperar al cénit de sus capacidades como científico para que cuajara su famosa tesis sobre el origen de las especies.

En su cuaderno de viaje va enumerando sus encuentros con la fauna y con la flora que descubre:

“El día en el que visité los pequeños cráteres hacía un calor asfixiante, y me era difícil y fatigoso abrirme paso por la superficie áspera y rugosa, y entre la maraña de matojos, pero me di por bien pagado al contemplar una escena ciclópea: en mi camino hallé dos tortugas gigantes cada una de las cuales debía de pesar al menos 90 kilos. Una comía un trozo de cactus, y al acercarme, me miró y luego se alejó tranquilamente, la otra soltó un silbido penetrante y escondió la cabeza.”

“Había abundancia entre las rocas de grandes lagartos negros, de entre metro y metro y medio de largo; y en las colinas, otra especie en igual número. Vimos varios ejemplares de esta última, los había que se alejaban torpemente de nosotros. Otros reptaban al abrigo de sus agujeros. Describiré a su debido tiempo con mayor detalle los hábitos de ambas especies de reptiles."

Y junto al texto de Darwin, está también el relato de Melville, como dos caras de una misma moneda. Porque a diferencia de Darwin, Herman Melville tenía la mirada puesta en la trascendencia y su relato de Las Encantadas está saturado de signos de la naturaleza que presentan, por ejemplo, a las tortugas y las ballenas como animales poseídos por una rara razón, como seres de otro mundo.

“Aquella noche, mientras yacía en mi hamaca, puede escuchar los pasos cansinos de los tres pesados huéspedes por la atestada cubierta del buque. Tan grande era la estupidez o la obstinación de aquellas criaturas que jamás se desviaban ante ningún obstáculo. Una de ellas dejó de moverse justo antes de la guardia de medianoche. Al alba la encontré empotrada como un ariete en la base firme del palo mayor, luchando encarnizadamente para abrirse un paso imposible. La creencia de que estas tortugas son víctimas de una condena, o de un hechizo maligno, o tal vez de un encantamiento diabólico, parece sustentarse en ese caprichoso afán que con tanta frecuencia las domina.”

Charles Darwin, por su parte, se asoma a la naturaleza con la mirada desprejuiciada que le permite acercar los animales al ser humano, incluso los de formas más extravagantes. Una mirada que acabó por demostrar nuestro común e incuestionable parentesco con ellos.

Otra diferencia entre ambos relatos es que las Galápagos cambian de nombre. Melville las llama Las Encantadas, como las conocían los navegantes españoles, pues todo en ellas parece obra de un encantamiento. En la descripción inicial del archipiélago parece estar hablando de un paisaje lunar, una erupción de gibas surgidas de un mar de ceniza, algo cercano al averno.

Darwin, con una sensibilidad distinta, desmitifica las islas con la concepción del hombre de ciencia. Pero esa concepción, basada en el análisis y el estudio, no le impide expresar su asombro ante una naturaleza intacta, incontaminada por el hombre. El relato de Darwin demuestra por encima de todas las cosas que hubo una Edad de Oro de la tierra. Él la llamó la “Mansedumbre de los pájaros”.

Una edición extremadamente cuidada combina ahora los dos textos clásicos y ofrece una mirada nueva al lector de hoy. Una mirada que devuelve al presente la fascinación de quienes tiempo atrás contemplaron ese "archipiélago encantado" y que se complementa, en esta edición, con una bella serie de ilustraciones de la época sobre algunas de las especies, vistas en el lugar por primera vez por el hombre, y que van a resultar el mejor acompañamiento para la lectura.

Leer más…

martes, 3 de noviembre de 2015

Tangerina

Tangerina

Javier Valenzuela
Martínez Roca, 2015
324 pp.

Tangerina es un relato que nos lleva al Tanger de hoy y al de ayer, de lectura amena, ligero e intrigante desde el principio al final.


Javier Valenzuela
Martínez Roca, 2015
324 pp.





El nombre de Tánger resuena con un halo de misterio, ligado más a la ficción de una película o de una novela que a la realidad. Aunque al pensar en Marruecos muchas otras ciudades vienen a la memoria antes que Tánger, lo cierto es que la ciudad sigue siendo la indiscutible capital del norte y un enclave fundamental en el país.

Poco queda del Tánger colonial o del que estuvo bajo administración internacional hasta poco después de terminar la Segunda Guerra Mundial, aparte del nombre de algunas calles. Fue aquel Tánger el que eligieron intelectuales y bohemios americanos y europeos, ricos, con ganas de vivir en un lugar fascinante al margen del ambiente de cualquier otra ciudad en el mundo y al amparo de una atmósfera permisiva donde era posible transgredir las buenas costumbres que imperaban en sus lugares de origen.

A aquel Tánger y al de hoy es a donde nos lleva la novela de Javier Valenzuela, que añade además el sabor que dejó en los españoles la época del protectorado. Unos años en que una parte importante de Marruecos se convirtió en hogar de familias peninsulares que hicieron en el país su vida, lo sintieron también como algo propio y recuerdan todavía algo de aquellos tiempos.

La novela de Valenzuela es un entretenimiento que nos habla del Tánger de hoy pero que no renuncia al viejo glamour de la ciudad. Estamos frente a una especie de novela negra a la que no viene mal un toque de miseria, un poco de sordidez. Y para ello, la idea de un Tanger que ha perdido el camino hacia la modernidad es un excelente atributo. El renacer de las capitales imperiales -Rabat, Fez, Marrakech, Meknés...- ha discurrido en paralelo al declive de Tánger, perdida su internacionalidad y abandonado por su colonia de espías y por esos visitantes escandalosos que le daban lustre. Ahora aparece en la novela de Valenzuela como una ciudad decadente sin brillo especial y donde sin embargo anidan la delincuencia, los islamistas radicales y toda clase de asuntos turbios que combinan dinero, drogas, policía y poderosos intereses internacionales.

A partir de un comienzo aparentemente anodino, la trama de Tangerina se complica para convertirse en un embrollo que envuelve al sorprendido protagonista de la historia, un profesor del Instituto Cervantes sin vocación alguna de complicarse la existencia. Un profesor que nació en la ciudad porque sus padres vivieron en ella en la época donde todo era glamour para la colonia de los extranjeros.

Personajes de ficción se mezclan en la novela con personajes reales, al tiempo que la narración va jugando con saltos entre el presente y el pasado y se perfila poco a poco el retrato de la ciudad donde lo heredado de ayer aparece todavía vivo y ayuda a entender y matizar el Tánger de hoy.

Tangerina es un relato de lectura amena, ligero e intrigante desde el principio al final. Es un juego que nos lleva al Tanger de hoy y al de ayer al hilo de una trama en la que no faltan las sorpresas, ni los líos que mantienen vivo, a lo largo de las páginas, el interés del lector. Es una buena ocasión para relajarse y dejarse llevar por el exotismo de una ciudad mítica y por la curiosidad de averiguar cómo discurrirá la acción.

Leer más…