martes, 6 de marzo de 2012

Sólo para gigantes

Sólo para gigantes

Gabi Martínez
Alfaguara, 2011
399 pp.

La aventura está servida, en un libro que mantiene desde el principio un vivo pulso narrativo y un tono poco habitual en la literatura de viajes: el del suspense...



Gabi Martínez
Alfaguara, 2011
399 pp.





La aventura está servida, en un libro que mantiene desde el principio un vivo pulso narrativo y un tono poco habitual en la literatura de viajes: el del suspense.
Estamos aquí en el relato de una aventura real como la vida misma, a la que pone el guión –podría hacerse de ella una película- Gabi Martínez. Gabi es un escritor de éxito, premiado, autor de unos cuantos libros alabados por los críticos y bendecido por un montón de seguidores incondicionales. Que Alfaguara le haya hecho un hueco en su apreciada colección es un buen indicio.

Sólo para gigantes es un libro de investigación y, además, de acción. ¿Yqué investiga? Gabi Martínez investiga la vida de un personaje del que el lector seguramente no habá oído nunca hablar. Jordi Magraner, con un nombre tan catalán, era francés, al menos de adopción. Se crió, se educó y vivió en Francia la mayor parte de su vida. Y murió joven.

Rebelde, autodidacta, arrojado, movido por un espíritu científico –aunque no académico- se interesó por la biología que le fascinó desde niño y para la que tenía una singular predisposición. Apasionado, marcho al Himalaya y allí siguió la pista de la leyenda del ‘yeti’, convencido de que contenía elementos objetivos de realidad. Magraner no es que fuera un visionario, es que conocía la historia de descubrimientos en pleno siglo XX de especies animales nunca vistas por científicos y sabía que en la inmensa cordillera asiática podía perfectamente hallarse un homínido en vías de extinción, aislado y huidizo que sólo aparecería si se emprendía una búsqueda laboriosa y sistemática. Su empresa consistía en encontrar una aguja en un pajar.

La historia se corta con el asesinato de Jordi Magraner, afincado para sus estudios en un lugar remoto en Pakistán. Y tras caer en el olvido, emerge de la mano de Gabi Martínez que se siente fascinado por ella y por el personaje que la encarna.

Magraner, decidido, enérgico e intratable en muchos aspectos, proyecta su empresa con atención, establece contactos con Francia, crea sus bases de apoyo y deja mucha documentación. A través de todo ello, Gabi Martínez se abre camino. Va al encuentro de la familia que guarda cartas y documentos, se entrevista con personas que lo acompañaron en sus expediciones y busca hablar con personajes que descubre siguiendo el rastro de lo que le han contado o de lo que ha leído.

En términos cinematográficos el libro de Gabi Martínez es un docudrama. Levanta para el lector el escenario de los hechos y reconstruye en él al personaje que se perdió y a su vida de novela. Encuentra en Jordi Magraner a  un hombre absolutamente excepcional, duro, a pesar de su juventud, inteligente, reservado, irascible hasta la crueldad, racional y de un saber casi enciclopédico en aquello que le interesa. Y puede rastrear su vida casi al detalle en sus andanzas en busca del esquivo yeti a través de las pistas que deja, Pero la reserva con que se mueve Magraner deja espacios oscuros que Gabi Martínez no acierta a iluminar.

Magraner es un extrajero en una región que fue idílica no hace tanto, y que vivió aislada. Los valles del Himalaya, fronterizos con Rusia, Pakistán, Afganistán, China, se habían mantenido sin cambios desde tiempos antiguos. Pero la intervención soviética primero en Afganistán y el auge de los talibanes después supuso cambios en la población y amenazas hasta hacía poco inéditas. El integrismo islamista hace de Magraner más extranjero todavía de lo que era, las operaciones de desestabilización pusieron en juego a los servicios secretos de occidente y del propio Pakistán y pusieron en su punto de mira a Magraner. Comunidades de etnias distintas que habían convivido durante siglos se vieron enfrentadas por sospechas mutuas y por una ola de intolerancia.

La muerte de Magraner recorre en segundo plano el libro de Gabi Martínez que termina con hipótesis sobre las que a día de hoy no es posible concluir. ¿Fue una acción concebida por los talibanes con apoyo de gentes que vivían próximas a él? Seguramente. La investigación oficial no prosperó y no parece que hubiera intención de que tocara fondo. La de Gabi Martínez, en cambio ha sido exhaustiva aunque ha dejado inconcluso el episodio de la muerte de Jordi Magraner sobre el que hay un muro de silencio.

Envuelta en este final de misterio la peripecia de Jordi Magraner despierta desde la primera página el interés del lector. Le descubre a un personaje fuera de lo corriente, le asoma a una aventura –la de buscar al yeti- que parece de ficción, y le transporta a un mundo, el de los valles del Himalaya con sus gentes, su compleja historia y su vida rigurosa, del que hay pocas noticias que vengan de personas establecidas en ellos y que las cuenten de primera mano.

2 comentarios:

M dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
M dijo...

Gracias por esta reseña. Me gustaría añadir otra: http://planet-bpm.com/2012/02/bpm-solo-para-gigantes-gabi-martinez/

Y feliz año.